sábado, 22 de enero de 2011

Topónimos cordobeses (II): "La Matriz"

Hará cosa de un año, en la primera entrada de este blog hacía referencia a una serie de topónimos que perduran aún entre los cordobeses aunque la "oficialidad" los haya postergado del callejero. En esta entrada, sin embargo, se trata de un caso diferente, el de un topónimo de uso muy frecuente entre la población de hace poco más de un siglo, y que hoy día prácticamente ha desaparecido: la "Matriz".

Con este nombre se denominaba a una hacienda o finca que es citada de manera reiterada a lo largo de documentos del siglo XIX, de los que pueden señalarse fácilmente tres ejemplos. Así, aparece en Paseos por Córdoba, cuando en el recorrido por el barrio de San Andrés se habla de los estragos que las epidemias causaban entre los vecinos de la calle Almonas. y se señalan ubicaciones extramuros donde se establecieron cementerios provisionales para enterrar a las víctimas: "[...] y entonces se señalaron para cementerios en despoblado el huerto de la ermita de San Sebastián, la huerta de San Cayetano y un pedazo de terreno en el haza que hay detrás de la huerta de la Reina, cerca del camino que atraviesa hacia la Matriz y sitio conocido por el haza de Alonso Díaz".

Igualmente en las Ordenanzas de 1884, dentro de la enumeración de los caminos vecinales, se describe el número 35: "El que partiendo de la carretera provincial de Córdoba a Villaviciosa en el punto llamado fuente de la Huerta de la Reina, se dirige por la Matriz y atravesando el arroyo del Moro continúa a la carretera de Córdoba a Trassierra".

Finalmente, también aparece el topónimo "la Matriz" en el libro de las Aguas de Córdoba, en el que López Amo, al describir el venero de la Fábrica Catedral, comienza desde sus dos nacimientos principales en la Albaida y el Tablero, y luego va señalando diferentes veneros que se le van incorporando a la conducción de aguas:  "[...] y en la vuelta que da el camino inmediato a la huerta del Recuero [o del "Reguero"], se introduce otro que viene de la hacienda de la Matriz". 

Junto con estos ejemplos textuales, en el plano de 1896 del Instituto Geográfico Nacional (Imagen 1) puede verse localizada la casa principal de la finca, al norte de la Huerta de la Reina y en las inmediaciones del arroyo del Moro. Se ubica justo al noroeste de donde se cruzaban el camino que venía desde el Norte paralelo al cauce de este arroyo (más o menos la actual calle Poeta Emilio Prados) y el citado camino vecinal 35, que venía desde el Este por lo que hoy es la calle Fuente de los Picadores. Es curioso señalar que aunque la fecha de publicación del mapa es de 1896, los datos con los que se elaboró son sin duda anteriores a esta fecha, puesto que aún recoge el trazado original del arroyo que cruzaba por las Margaritas, pero que en 1892 fue desviado precisamente en este sitio hacia un nuevo cauce situado más hacia el oeste, dirigiéndolo hacia la actual avenida que lleva su nombre.
 
 
Imagen 1. Mapa del término de Córdoba. Instituto Geográfico Nacional (1896). En rojo casa de la Matriz, en azul cauce antiguo del Moro, y señalado en negro el camino vecinal 35 según las Ordenanzas de 1884.
 
¿De dónde pudo venir el origen de este topónimo? Por lo pronto, el término "matriz" lo primero que nos suena es a "algo" principal del que dependen otras entidades más pequeñas (la "casa matriz"), o a un molde, o si se es muy de matemáticas a un conjunto de números dispuestos en filas y columnas. En principio no parece que ninguno de estas acepciones pudiera tener mucho que ver. Y del término "matriz" tal cual, según el resto de significados que le otorga la Real Academia Española (RAE) hay poco más de donde "rascar". Pero quizás pueda dar cierta pista un término que también deriva de la matrix latina, y con el que di de casualidad puesto que ya apenas se usa: "almatriche", que según la RAE significa "reguera" o "canal de riego", y que proviene del mozárabe y árabe hispano almatríǧ o almatríč, acequia madre, que proviene a su vez del citado término latino matrix, -īcis, fuente, origen.
 
¿Tiene que ver esto con el topónimo del que hablamos? No deja de ser una hipótesis aventurada (y sin ningún rigor metodológico), pero lo que es indiscutible es que precisamente por toda esa zona no falta el elemento agua en sí o alguna infraestructura relacionada que justificaría de sobra el que diese ese nombre a una finca o hacienda. Ya se ha citado el venero que nacía allí señalado por López Amo. Pero también hay que recordar que el Aqua Vetus recorría esa zona, en la que además han ido apareciendo más conducciones que parecen ser aportes o ramales de dicho acueducto principal (las más "afortunadas", "puestas en valor", es decir, arrasadas casi en su totalidad y con cuatro restos sueltos de compromiso enterrados en sótanos). Y otras conducciones históricas de abastecimiento, como las Aguas de la Huerta de la Reina o las del Alcázar también transitaban por las inmediaciones, algo más al Este. Por no hablar de la presencia de antiguas conducciones o infraestructuras específicamente destinadas al riego, frecuentes por la cercana zona del Tablero. En suma, una compleja y variada red de canales, atarjeas, bóvedas y similares para el transporte de agua.
 
Dejando de lado el tema de las conducciones, dos testimonios orales, completamente independientes entre sí, pueden aportar otra alternativa. Un antiguo compañero, albañil de profesión, me comentó que estuvo trabajando en la construcción del Pryca Sierra (donde por cierto aparecieron restos del Aqua Vetus), y que cuando comenzaron a construir los aparcamientos subterráneos "allí no paraba de salir agua; las bombas tenían que funcionar día y noche; era un trabajo dificilísimo construir, parar, y sacar agua una y otra vez". El segundo relato fue obtenido de casualidad, cuando en uno de mis añorados paseos con los amigos Ángel y Vicente, en este caso por la Huerta de Hierro, entablamos una animada charla sobre veneros y similares con un hombre que andurreaba por allí con los olivos de la finca y que nos dijo "Pues debajo del Pryca Sierra [es que no decimos "Carrefour" ni con calzador] hay un brazo de mar".  Evidente exageración, pero que va en la línea del primer relato.
 
Así que sea por algún venerillo, por alguna construcción  hidráulica relacionada, porque allí hay una acumulación del agua que baja desde la sierra (¿un lago?), por una combinación de los mismos, o por otro motivo completamente diferente, el caso es que allí estaba el topónimo de la "Matriz", tan usual para los cordobeses del siglo XIX, y hoy desgraciadamente en el olvido.


22 comentarios:

ben dijo...

Toda esa parte que indicas,la zona comprendida entre la carretera del Brillante
y la de Trassierra,era zona que recorríamos los chicos de las Margaritas,para
nuestra correrías para "mangar" naranjas,pocas,par el consumo propio mientras
que pasabamos un día estupendo.Nos metiamos por un camino que salía desde la
iglesia de las Margaritas,pasábamos por distintas huertas,hasta llegar prácticamente
a la Arruzafa y a las deliciosas naranjas cordobesas,exquisitas.
No recuerdo el nombre de las distintas huertas,lo que si recuerdo es lo que dices del
agua,porque el suelo siempre estaba embarrado,además las huertas daban gusto verlas.
Aparte de eso,recuerdo las riadas debido,decían,al Arroyo el Moro.Todo eso acabó
cuando hicieron unas tremendas obras,para aquellos tiempos sin máquinas y metieron
tubos de gran diámetro,bajo tierra.Finales de los 50.
Saludos.

Manuel Estévez dijo...

Amigo laurentino


Es lástima lo poco que te dejas
ver. Aún así nos das tiempo para las consultas que tenemos que realizar para poder sintonizar con tus articulos.

Es un placer a modo de agua clara el leerte.

No cabe duda de que en temas de agua relacionados con Córdoba, te puedes considerar UN ENAMORADO.


Enhorabuena Lourentino


Saludos

Laurentino dijo...

Muchas gracias a los dos

En cuanto lo que comentas ben, esas hermosas huertas con naranjos de la Arruzafa se regaban con agua de un venero cuyo origen se desconoce. Y digo bien se regaban, porque a la única que queda, junto al Parador, apenas le llega ya agua, "interceptada" gratis a escondidas por chalets que se aprovechan de que por su propiedad pase una antigua conducción que nadie reclama.

Pero como bien dices, no hace falta subir tanto. Abajo, en el tablero, las Margaritas y aledaños tenían agua para dar y tomar.

Un abrazo.

Manolo Trujillo dijo...

Muy interesante. Decirte que el plano está basado en datos tomados en 1872

Laurentino dijo...

Muchas gracias Manolo, y sobre todo bienvenido.

Ese dato que das de 1872 es muy, muy interesante. Fíjate, por ejemplo, que en varios blogs le hemos estado dando vueltas a cuándo se desvió el Moro por ese desfase entre fechas, que no terminábamos de concretar.

Manuel Estévez dijo...

Amigo Laurentino


para correspnder a lo elaborado de tus temas, he buscaco el TOPONIMO "alamatriche", y he visto que se puede ver en escasas bibliografias.

Enhorabuna.

Saludos

Paco Muñoz dijo...

Estimado Laurentino, otro traslado a tiempos inmemoriales y un artículo de la calidad a que nos tienes acostumbrados. Muchas gracias por la agradable lección.

Es una lástima que haya tan poca documentación geográfica. Que no haya planos de la época del califato, que supongo era cuando el tema del agua lo tendrían más controlado, o de la época romana. Que todo lo que hay parece que es del XIX o el XX.

Una cosa similar a la que cuentan esos señores que aludes, pasó en la construcción del Edificio de la Policía Local, aledaño al cementerio de la Salud, un gran manto de agua obligo a pilotar la cimentación, y a dejar un pozo controlado por bombas que lo mantenían siempre al mismo nivel. Creo que esa agua, que posiblemente sea del arroyo del Moro, fue la causante de que antes de construirlo se viniera abajo, y arrastrara parte de la tapia norte del cementerio. A ello desde luego se sumó una fuerte temporada de lluvias en ese tiempo, 92 o 93 del siglo pasado.

El gran colector de alcantarillado que parte desde la avenida de América, Los Omeyas, Medina Azahara, y Avenida Parque casi acaba allí, en ese mismo lugar que cito. También por esos años hubo que hacerle a este un lavado extra, porque había vaciado en él unos cientos de miles de litros de gas-oil de la estación de Renfe, y hubo que estar midiendo los niveles de gas hasta las cuatro o cinco de la mañana que empezaron a bajar. Los gases salían por los pisos altos de bloques de avenida Parque y se estuvo en un tris de desalojar el barrio si los niveles de gases no hubieran bajado con la cantidad de agua que se vertió en él después para limpiarlo. Pudo en esa fecha haberse provocado una buena tragedia en la ciudad, menos mal que era gas-oil y no gasolina.

Pero el agua que cito y está en el pozo de los sótanos del edificio es limpia y no tiene nada que ver con la del colector.

Laurentino dijo...

Paco, muy interesante esa noticia que comentas (y que desconocía) del vertido de gas-oil, donde demuestras que dominas hasta las propiedades volátiles de los combustibles. A saber cuántas cosas pasan más sin que nos las cuenten.

Respecto al agua que comentas del Cuartel de la Policía y la obra del nuevo colector del Moro (en realidad es un desdoble del antiguo), en este enlace viene su seguimiento arqueológico (http://www.arqueocordoba.com/proy/convenio/oficinaarq/informes/30101-corregidor/30101.htm), y no viene gran cosa sobre el tema. Pero precisamente en uno de nuestros "bicheos" por una excavación arqueológica (concretamente por el cortijo del Cura) salió la pregunta que le hicimos al arqueólogo de "guardia" de que dónde había topado con más agua en sus trabajos. Se lo pensó, y luego contestó que fue en el seguimiento de las obras de ese nuevo colector, que dieron con una antigua conducción de la que no paró de salir agua. Pues bien, nada de esto sale en el citado informe. ¿Se autocensuran?.

En relación con si esa agua está relacionada con alguna corriente subterránea del Moro o no, la verdad es que es difícil saberlo. El Moro como tal se desvió por allí sólo a finales del XIX pero ciertamente lo que se hizo fue unirlo a otro antiguo arroyo que pasaba por esos barrancos. Y que quizás (sólo quizás) tenga que ver con uno que Sánchez de Feria en el siglo XVIII cita de pasada como "Arroyo de la Salud" (la ermita como bien pones en una entrada tuya fue construida en el XVII, y lo mismo estaba ya consolidado ese topónimo de "Salud").

También López Amo señala un manantial que localizaron en 1849 al desmontar parte de los terrenos aledaños a la ermita, que por su parte también se relaciona en la leyenda con un pozo o aljibe. Por no hablar de que por la zona se plantea que pudo haber un ramal meridional que partía del Aqua Vetus (posiblemente de origen islámico) u otro acueducto romano o visigodo que llegara a la Puerta de Sevilla, pero en todo caso para abastecer a la zona del Alcázar. Y si algo he sacado en claro es que por donde estaba unas de estas grandes conducciones, por su parte subterránea sigue pasando algo de agua (no es tonta, como todos pasa por donde le supone menos esfuerzo, y si ya está hecho el hueco...).

En fin, como ves, varios candidatos.

Un abrazo.

Paco Muñoz dijo...

Que interesante respuesta y estudio de Arqueocórdoba, que me he empapado, ya que estamos hablando de agua. Y efectivamente en el plano esa conducción pasa por delante del edificio que citamos. Interesante la serie de enterramientos detallados, que están delante y que los han catalogado. Delante del antiguo barrio del Maimón, y de la Colina de los Quemados. Cuánto habrán visto esos lugares de la antigua córdoba prerromana. Y esa agua a cuántos habrá saciado la sed.

Pues sí, hay secretos del sumario que nunca se saben directamente. Cuando asustados, por lo menos yo, por la responsabilidad, estábamos echando camiones y camiones de agua en el alcantarillado, y entorpecían estos la circulación de los que pasaban con sus coches por la avenida de América. Criticaban los conductores al Consistorio por la falta de previsión de éste, decían, al ponerse a regar a media mañana. No sabían que nos la estábamos jugando. Yo me acordaba de un vertido en ciudad de Mejico de gasolina en el alcantarillado y la tapas explotaban como lo de Carburos Metálicos, pero a lo bestia, como hubiera dicho Gila. Los incendios fueron como el de Roma. Ese día nos amaneció a algunos mirando bocas de alcantarillas y los bomberos dentro midiendo el nivel del gas que contenía. Ese día pude perfectamente documentarme para hacer una tesis sobre las cucarachas que tapizaban las paredes de los pozos. Y hacía frio para parar un tren.

Y a mí se me sumaba que mis padres vivían en José María Valdenebro, esquina a Avd. Parque y era al añadido de tranquilidad que decía a algunos vecinos que estaban preocupados, —¿Tu crees que si hubiera problema yo no iba a haber sacado a mis padres del barrio? Pero por dentro estaba como se dice vulgarmente “cagado”. Pero la luz se fue haciendo con la bajada de los niveles a medida que se iba echando la noche, y ya en la madrugada dijimos de dar por zanjado el asunto. Mientras la nieves del (del digusto) tiempo, plateen tu sien. Los miedos y los disgustos hacen que las canas afloren.

Otra cuestión parecida ocurrió en Sevilla al pasar de la antigua conducción de gas a la moderna, al meter el nuevo producto en las cañerías, el riesgo de explosión era muy alto. Se sopesó y se le dio a la palanca con todas las garantías pero con un riesgo presente. Es muy normal que la tranquilidad de los ciudadanos no se altere nada más que lo preciso, y los responsables se les suba la tensión mientras esperan..

Historias para no dormir.

Un abrazo y muchas gracias.

Laurentino dijo...

Qué barbaridad. Sinceramente creo que todo esto merecería que hicieras una entrada de las tuyas. Y habría que poner en valor a todos aquellos trabajadores que literalmente se jugaron el tipo, físico o psíquico.

Yo lo más que había conocido fue de un camión que volcó con material de ese tipo en Los Patos y desde entonces dejó inutilizable el pozo con que se regaban. Pero lo que tú cuentas lo supera con mucho.

Un abrazo.

Paco Muñoz dijo...

Laurentino

En la antigua estación (aún estaban con las vías del AVE) en lo que eran los talleres que estaban en el paso a nivel de las Margaritas, había unos depósitos de Gas-oil que vaciaron en el alcantarillado y punto. Así de fácil. Claro el colector, que es el que tu detallas en tu artículo salía por donde acababa el colector general de la ciudad, en el puente Nuevo, al lado del molino. Pues la solución que vimos más urgente era lavar el colector, se inyectó en el agua desde la avenida de América para tratar de que se limpiara. Pero se quedó mucho gas almacenado en tuberías de desagüe en Avd. Parque, además de en el alcantarillado. Ya dije que la suerte es que el poder de explosión de ese hidrocarburo y además de mucho tiempo, era poco pero el olor y el gas estaban. La explosión por simpatía no era muy probable pero la cautela había que tomarla. Y se montó la operación con los Bomberos, visitamos a algunos vecinos que habían llamado quejándose de olor a gas, para tranquilizarlos, y lo conseguimos, hasta el extremo de que estábamos en contacto con ellos y les íbamos diciendo por donde iba la cosa. Incluso hasta nos tomamos unas copas, en casa de uno de ellos, pero con la procesión por dentro.

Posiblemente lo que comentas de la contaminación sería de lo mismo, pero habría que saber las fechas, y yo mirar mis agendas de esos cuatro años (91/95) en las que apuntaba hasta lo más nimio, por lo que por falta de datos no nos quedamos a oscuras.

A lo mejor procede en su momento detallar lo sucedido que, en el fondo, no deja de ser un episodio más.

Un abrazo.

PD: Esa etapa de mi vida me dejó algo tocado, por lo que esperaré a que pase algo de más tiempo. Fue horrorosa. Amenazas de muerte, y muchas cosas más, la aderezaron.

ben dijo...

Vaciar un depósito de carburante,no
le veo la lógica por ninguna parte,
por su valor en sí y vaciarlo a un colector,tampoco me entra en la cabeza.
Otra cosa es que se vaciaran aguas
con detergentes, de haber limpiado
depósitos de las máquinas.
Recuerdo,cuando tenía mi seiscien
tos,que lavé el radiador con una escobilla impregnada de gasolina
y luego le pasé chorro de agua ca
liente,todo eso en una pila que
tenía en un patio.El radiador quedó
nuevo,pero formé un tremendo escán
dalo en el bloque,porque los vapo
res gaseosos habían subido por todos los desagües,hasta todos los
pisos.El olor a gas se extendió
por todos los pisos.Me llevé una bronca tremenda de todos los vecinos.Todos los vecinos salieron
a sus puertas,diciendo:"Que olor a
gas,pero qué pasa..."
Ahora un coche,no se puede ni to
car,antes desarmaba y armaba el seiscientos cada fin de semana,en
plan dominguero en el campo,mien
tras se hacía las costillas y las butifarras en la brasa.Finales de
los 70.
Saludos

Manuel Estévez dijo...

Amigo Ben


No es de extrañar que por los caños de desague se eche Gas Oil, o otras productos contaminantes.

Durante muchos años Westhinghouse, echaba al alcantarillado, litros y litros de PYRALENO, un dieléctrico de los transformadores pequeños de distribución.

Debajo de la zona de la fabrica se formó una gran bolsa subterranea, que obligó a cambiar incluso el inicial emplazamiento de la nueva Estación de Renfe.

Incluso más tarde se decubrió que el Pyraleno, era cancerigeno.


Saludos

Paco Muñoz dijo...

Pues seguro que sería eso que dices, lavarían con detergente los depósitos de gasoil, y que se quedaran limpios para el chatarrero, porque seguro que los chatarreros no quieren la chatarra sucia. Eso sería. O a lo mejor lo soñé, mejor dicho tuve una pesadilla.

Saludos

ben dijo...

Paco,en mi subsconciente,que a veces ya me falla subyace el re
cuerdo de haber leído esa noticia,en que se opi
naba sobre el tema y que Renfe había dicho que los vertidos al colector habían sido aguas de lavados de depósitos.Pero es igual,tú llevas la razón,porque realmente no se pueden echar al colector aguas de esa
naturaleza,ya que por muy bueno que sea el detergente,la naturaleza orgánica de los carburantes y sobre
todo los hidorcarburos de menor
peso molecular,hacen que no se degraden facilmente.En otras pala
bras esas aguas tenían que haber
sido tratadas antes de vertirlas
al colector o en su defecto la lim
pieza tenía que haber sido con tra
tamiento con material solido y luego recuperar este material.
Saludos.

Paco Muñoz dijo...

Ben

¿Qué iba a decir Renfe o la empresa que se encargaba del derribo de las instalaciones? Lo menos posible, y una vez que el colector estaba lleno hasta el cementerio de la salud de gasoil, y los pisos de siete plantas de Avenida Parque de bolsas de gas,las disculpas podían ser las que fuesen pero los técnicos que eran lo que facilitaban el alcance en función de los niveles de gas decían otra cosa totalmente distinta, pero en este país estamos acostumbrados a como el poder escurre el bulto, o le echa la culpa al pobre conductor muerto del autobús de Aucorsa, o el ingeniero dice que estaba previsto que la presa se rompiese, o lo que sea. No ye preocupes porque la percepción de las noticias es la que es, pero cuando se habla como actor, ya la cosa varía. Sin problemas Ben.

Laurentino dijo...

Pues no quiero ni contar lo que a veces va por el alcantarillado de la Torrecilla, y eso que la mayoría de lo que hay allí son almacenes y no verdaderas industrias.

Pero cada uno en su ámbito, que yo todavía me acuerdo de las almazaras echando alpechín a los ríos y arroyos, matando peces y todo lo que se ponía por medio.

Paco Muñoz dijo...

En aquellas épocas en las que el río era una pura mancha, y el olor insoportable. Tengo un buen amigo que vive en la Ribera y se la traía. Afortunadamente eso se ha casi resuelto, manteniendo el peligro en otro lugares con las balsas. La realidad es que estamos siempre en manos de cuatro "mangantes" que en algunos casos se pueden llamar criminales.

ben dijo...

Hombre,yo me acuerdo,cuando por los
60,me bañaba en la playa del rio
y veía pasar una vaca hinchada a
rrastrada por las aguas y algún
que otro animal muerto.No sé si es
que la habían tirado muerta o que
el animal se había ahogado.Todos
los bañistas comentabamos el hecho
pero seguiamos con nuestro baño.
Saludos.

La Colina dijo...

Laurentino dices que por el naranjal del anexo al Parador pasa ya poca agua. Date una vuelta y mira. Es un auténtico arroyo de agua.

Las aguas que habláis próximas a la policía local como bien se dice pueden tener varios orígenes. Yo me inclino a pensar que es simplemente el nivel freático que por esa zona está muy somero. Por Lòpez Amo sabemos que los desmontes que se hicieron en la zona dieron lugar al Venero de San Basilio. Aguas que alimentaban ese barrio.

Laurentino dijo...

Pues es una alegría, Colina, eso que me dices del naranjal. Cuando llueve en condiciones el agua vuelve a su sitio, sin duda, pero bien sabes cuánto aprovechado hay por esa zona que "pincha" y se lleva el agua semi-furtivamente.

Lo de La Salud tienes toda la razón que será fundamentalmente por el fréatico alto, pero allí hay de todo, conductos romanos, árabes y similares, paleocauces... y quizás algunos encaucen parcialmente el agua del freático haciendo que en algunos sitios la presencia de agua sea más "aparatosa". En fin, que la antigua zona de "Paredes Gordas" requiere un análisis en profundidad...

A ver si nos vemos amigo, que siempre lo digo y nunca hay tiempo. Un abrazo.

La Colina dijo...

También tu sabes que por esa zona pasa una galería de acueducto.

Tenemos que vernos y te voy a contar unas cositas que te van a dejar la boca abierta. He encontrado tela de cosas a cada cual mejor.