viernes, 31 de diciembre de 2010

El extraño "pórtico" de San Lorenzo

Aparte de su por su magnífico rosetón, la iglesia de San Lorenzo es única en la ciudad de Córdoba por tener un pórtico que antecede a su fachada. Dicho pórtico consta de cinco arcos, tres en el frontal, y dos laterales, recayentes a las calles María Auxiliadora (calle Mayor) y Jesús del Calvario (calle la Banda). En algún momento fue tapiado, y sólo le dejaron abierta una pequeña puerta enrejada para acceso a la iglesia, que es en la situación en la que Teodomiro Ramírez de Arellano lo conoció y plasmó en sus Paseos. Según este mismo autor, dicho pórtico tuvo unas pinturas murales que desaparecieron en el siglo XIX y que parecen haberse perdido para siempre, puesto que no ha sido "rescatadas" en la última y espléndida restauración del templo de hace un par de años.


Imagen 1. La iglesia con el pórtico tapiado, finales del XIX. Fuente: Archivo Municipal.


¿Pero por qué sólo esta iglesia de entre sus "hermanas fernandinas" tiene este pórtico? Pues realmente no se sabe con certeza, por lo que quiero plantear aquí algunas hipótesis que he ido entresacando, lo que después de todo puede ser un ejercicio inútil, y el motivo sea tan simple como que "le dio por ahí al maestro constructor de la iglesia". Pero al menos queden como curiosidad.

En la tesis doctoral "Arquitectura Medieval Cristiana de Córdoba" de la Doctora María de los Ángeles Jordano, se señala que el pórtico fue un añadido posterior a la construcción original del templo, aunque por la tosquedad de su factura no la fecha más allá de mediados del XIV (cuando la iglesia estima fue construida entre mediados del XIII o finales del XIV). En esta misma tesis, la autora cita a otro autor, Serrano Orvín, que en 1976 planteaba la hipótesis de que dicho pórtico se realizase para disimular la irregularidad de la fachada debida a la conservación en un lateral un antiguo alminar, torre provisional (y quizás en no muy buen estado) hasta que Hernán Ruiz II construyó encima del mismo el soberbio cuerpo de campanas terminado en 1555. Esta es pues la primera hipótesis, y la única que he visto documentada: que el pórtico se hiciera para "tapar" una "imperfección arquitectónica".

Imagen 2. La iglesia con el pórtico "abierto". Fuente: Archivo Municipal.


La segunda hipótesis me la comentó hace tiempo un conocido historiador. Parte del hecho de que en el norte de la provincia de Córdoba es frecuente la presencia de iglesias o ermitas con pórticos similares al que nos ocupa, que ocupan todo la fachada y cuya finalidad era servir de cobijo a  a romeros o peregrinos. Entre estas ermitas quizás la más conocida sea la de la Virgen de Luna, entre Pozoblanco y Villanueva, aunque pueden enumerarse otras del mismo tipo que cita la propia Doctora Jordano en el El Guijo (Virgen de las Cruces), Belalcázar (Nta. Sra. de las Alcantarillas) o Fuente Ovejuna (Nta. Sra. del Castillo). Todas ellas en tierras de nuestra provincia que, entonces y ahora, destacan por su actividad ganadera, por lo que no es desdeñable que aquellos pórticos sirviesen en momentos concretos también de refugio a pequeños rebaños, muchos de ellos soportando duras jornadas trashumantes viniendo desde la Meseta.

Imagen 3. Santuario de la Virgen de Luna. Fuente: Turismo de Córdoba.


Precisamente, el barrio de San Lorenzo era la entrada a nuestra capital de las vías pecuarias por las que transitaban estos rebaños. Así, desde el descansadero del arroyo de Pedroches, la mismísima Cañada Real Soriana seguía, hasta mediados del siglo XX, por la actual calle Cinco Caballeros ("antiguo camino de Pedroches"), llegaba a la Puerta de Plansencia, y desde ahí giraba bruscamente al norte buscando la Fuensantilla y las actuales Ollerías (http://www.gmu.ayuncordoba.es/descripcion-de-las-vias-pecuarias-existentes-en-el-termino-municipal-segun-su-proyecto-de-clasificacion.html)%20. La propia tradición de la Aparición de San Rafael al Padre Roelas señala que éste, cuando vio en esa zona del arroyo del Camello a los cinco caballeros lo primero que pensó  fue que eran tratantes de ganado.

Y esta Cañada Real no era el único camino pecuario. También la Vereda de la Alcaidía cruzaba por la zona del Marrubial, y este mismo ejido era uno de los terrenos comunales de la ciudad donde los humildes cordobeses podían llevar sus pequeños rebaños estantes a pastar libremente. En suma, que junto a la Puerta de "Plasencia" (por cierto, otra ciudad de raigambre ganadera) el trajín de animales tenía que ser frecuente, y quizás algunos de ellos pernoctasen bajo el pórtico de San Lorenzo. Hoy puede parecer algo raro pensar en rebaños cruzando por medio de la población, pero hay que tener en cuenta que este barrio tuvo durante siglos una muy escasa densidad de habitantes, y su Calle Mayor, que comunicaba la Puerta de Plasencia con la iglesia de San Lorenzo, se fue conformando urbanísticamente de manera muy lenta tras la Reconquista, y siempre a la zaga que lo que históricamente había sido su origen: una mera vía de comunicación que hundía sus raíces en la secular Vía Augusta. 

Finalmente, la tercera hipótesis me la sugirió Manuel Estévez, cronista "oficioso" del barrio, y es una variante de la anterior, aunque con menos "glamour". El pórtico se habría concebido ciertamente como refugio, pero más que para ganado, para dar un precario techo los pobres de solemnidad que, desgraciadamente, siempre han proliferado en San Lorenzo. Por ello, cuando en el Motín del pan de 1652  los vecinos del barrio se armaron con lo que primero que encontraron a mano tuvieron claro desde un principio quiénes debían ser objeto de sus (justificadas) iras: no fueron a por los pobres y maltrechos curas de San Lorenzo, sino que enfilaron sus pasos Santa María de Gracia arriba, buscando airados una audiencia con el Obispo Pedro de Tapia... después de tratar infructuosamente de linchar al Corregidor, Vizconde de Peña Parda, que se salvó por lo pelos saltando por los tejados.

(Nota: Aunque he usado el término "pórtico" por ser el más preciso académicamente, a la mayoría de los vecinos del barrio esta palabra, o no les suena a nada, o si acaso les suena a "cosa" de griegos o similares, porque ellos lo que emplean es el término "portalón" que según la RAE es "puerta grande que hay en los palacios antiguos y cierra no la casa, sino un patio descubierto", y que a lo mejor queda como recuerdo en el subsconciente popular de cuando el pórtico andaba tapiado).

23 comentarios:

Manuel Estévez dijo...

Amigo Laurentino


Te felicito por esta entrada que me llega al alma.

El "portalón" fue un testigo mudo de todos los aconteceres de este barrio (San Lorenzo), más popular que rico.

Siempre nos hemos quejado por aqui de que no había en este barrio ni pizca de "casas solariegas".

Se echaba de menos esas portadas y fachadas que por ejemplo tenía el Barrio de San Andrés.

El "Portalón" era nuestra portada común de grandiosidad. Lo mismo acogía al pobre, que al que le pillaba la "riada". El "Portalón" acogía a todos y los hermanaba.

Amigo Laurentino, cuando hablas de la calle CINCO CABALLEROS, y dices algo de CAÑADA REAL, Es bueno el recordar que allá por los años de 1950, y cuando la calle era un camino hacia Pedroches.

Lo siguiente:

En dicho camino y de forma casi en paralelo con el arroyo, había unos extraños "pilares" cuadrados de ladrillo visto.

Eran de una medida de 0.80x0.80 m. y tenían una altura de 2.60 m.

Estaban separados entre si unos treinta metros, por lo que había en la calle o camino unos cuatro.

Curiosamente estaban ubicados en el eje del camino y a ambos lados tenían unas anillas a la altura de 1.60 metros.

¿Que era esto amigo Laurentino?.


FELIZ AÑO PARA TODOS

Saludos y prodigate un poco más

Laurentino dijo...

Muchas gracias Manuel,

No estoy seguro, pero posiblemente los pilares que comentas sirviesen para delimitar el ancho de la vía pecuaria, que en esas cosas siempre había sus más y sus menos. Ten en cuenta que el ancho reglamentario de las cañadas no sólo era tal para posibilitar el tránsito de los animales, sino que también delimitaba una zona donde podían pastar libremente.

Un abrazo.

Paco Muñoz dijo...

Laurentino, felicidades, todas tus entradas son tremendamente didácticas y te dejan siempre la curiosidad por seguir conociendo más. No es que lo dejes a medias, no, es que permites que cada uno escoja el final que le apetezca, siendo cualquiera de ellos válido.
Un abrazo y feliz 2011.

Manuel Estévez dijo...

Amigo Lourentino


Al hablar del "Portalón", no tengo más remedio que recordar a aquellos "bautizos", donde al grito de "AQUI" se llenaba el portalón de nenes en peticiones al padrino. Era el lugar ideal para que lanzaran "las gordas" y las "perrillas".

Curiosamente fue en la boda de una hija de Calzados Reyes, en la que el padrino de la boda inundó el portalón de "peladillas", al mejor estilo de los gitanos.

También adquiría el portalón una ocupación al 100 x 100, cuando en aquellos años (1949-1954), venía la riada del arroyo el Camello, y el portalón se convertía en el REFUGIO Y OBSERVATORIO, de todos los detalles simpáticos ocurrían por San Lorenzo.

Saludos

Laurentino dijo...

Paco y Manuel, muchas gracias de nuevo. Os veo "madrugadores" en este Año Nuevo...

Bueno, y ya en serio, ojalá el "portalón" no tenga que servir de nuevo para protegerse de una riada, que con la que está cayendo... Porque en cuanto a acoger a pobres ayer mismo vi a uno allí con sus mantas tratando de pasar a su modo la Nochevieja, a eso de las 9 de la noche. Ojalá acabe esto algún día...

Feliz 2011.

Manuel Estévez dijo...

Amigo Laurentino


"El Portalón" según me ha comentado Pepín Sánchez Aguilera, en aquellos años cuarenta, fue testigo de muchas cosas que acontecieron en él.

El "Portalón" era el lugar en donde "dormitaban" los hermanos AMPOMO. Su postura era sentado en el escalón (de más altura que ahora), y con la cabeza buscando el apoyo sobre las rodillas, con los brazos de por medio.

En esta postura de "dormi-vela" fue como vieron que el Guardia el "Bigotes", intentó zarandear a Manolin el Boca, porque cruzó el portalón botando un balón que al parecer traía desde los Salesianos.

Al oir el jaleo, Antonio Ampomo y el Villarejo, salieron en defensa de su amigo de barrio Manolin, y entre los tres echaron al pilón al dichoso guardia.

La porra se la tiraron al tejado del mismo portalón, que era al lugar a donde iban a parar todos los trompos que caían en postura de "PUOS", en el simpático juego de la "púa".

Saludos

ben dijo...

Si hay una iglesia acogedora al caminante,esa desde luego es San Lorenzo.Los días laborales,los parroquianos entran y salen,como
si fuera su casa,meditan,piden,re
zan y luego se saludan unos y otros
preguntandose por sus dolores,ale
grias,si es que las hay y luego un
"hasta luego",o un "hasta mañana".
Para mi,es un descanso después de
una buena caminata y un lugar ideal
para meditar.En el lateral derecho,
es un lugar ideal,un altar,una imagen y tus pensamientos,de tus
seres queridos,les das un buen repaso,de tu trabajo,de tus estu
dios.Lugar,pués,donde gusta des
cansar y pensar.
Buen trabajo el tuyo.
Saludos

Manuel Estévez dijo...

Amigo Ben


Por la nave de la derecha se accede al sagrario. En primer lugar te topas con la pila de Bautismo.

Es impresionante amigo Ben, la cantidad de vecinos que emigraron a otros barrios y ciudades, que vuelven a su Iglesia, para que sean bautizados donde lo fueron sus antepasados.

Luego está el Altar de la Virgen de las Montañas, Imagen que estuvo en la Ermita de la Calle Montero.

Luego al fondo te encuentras con el Altar del Cristo del Calvario, Hermandad clásica y antigua que era de los panaderos. (Quizás era el oficio más importante de este simpático barrio en la antiguedad)

Por todo ello, el Portalón, es el ECO HECHO PIEDRA DE ESTE BARRIO.

En sus piedras tienen que estar "archivados", lo Ecos de pena y alegria de este pedazo de Córdoba, que siempre le tocó el bailar con la más fea.

El OCTAVO de aceite, el CUARTILLO de leche, el REAL de Café, Y UNA GORDA AZULILLO, fue durante mucho tiempo su SISTEMA METRICO DECIMAL VALIDO.

Hay una teoria por las casas de vecinos del Barrio, de que los
TRONCOS DE LAS ESBELTAS ACACIAS QUE HABIA EN ESTA PLAZA, fueron destilados y llevados al Tibet, formando parte de un libro que
CONTAGIA LOS ECOS DE AMOR Y LA
SOLIDARIDAD DE SUS VECINOS

Gracias Lourentino por esta
bella entrada.

Paco Muñoz dijo...

Manuel

Tu último comentario es muy poético y destila nostalgia a manos llenas, bueno y recuerdos de monaguillo que se pateó las naves de San Lorenzo mucho tiempo. ¿Si las piedras hablaran? Aquella serie televisiva de Gala se adapta.
De ese "sistema métrico decimal", hemos bebido muchos: deme una perra chica de pipas, un sobre de harina de algarroba, una pastilla de leche de burra, un cigarro de matalauva...
El equivalente ahora de la pera chica sería s.e.u.o.
0,00030050605 de euro, vamos ahí se ve la subida de la vida.

Me ha llamado la atención lo de los troncos de las acacias destilados y llevados al Tibet, ¿podrías extenderte Manuel?.

ben dijo...

Pues sí,que es pura poesia,la de Mnuel,con su iglesia de San Loren
zo.
Si realmente,fueron destilados,las
acacias,serían para obtener alcohol
metílico(alcohol de madera),no es
para consumo,pero si para quemar.
Pero quién sabe,lo mismo los tibe
tanos,se colocaron con él.O lo mis
mo,lo emplearon para quemar bujias
en sus templos.

Paco Muñoz dijo...

Es verdad llevas razón Ben, alcohol. Yo pensé que las habían hecho papel para libros, aunque a lo mejor las acacias no sirven. En la ribera había muchas, en la primavera con florecitas con sabor dulzón.

Manuel Estévez dijo...

Amigo Paco y Ben


Parte de esas acacias terminaron en el Tibet siendo incienso.

Francisco Cañero, era un vecino mio y mejor impresor.

Trabajaba en Graficas Utrera, de la Calle Benito Pérez Galdos. La
modernización de esta empresa hizo que sobraran cajistas y este buen hombre no servía para estar en el paro.

Tenía dos hijos pequeños y su mujer Obdulia Suzin, lo engatuzó para que se fueran a Australia. A pesar de que él lloraba nada más que de pensarlo, se tuvo que ir
1967.

Antes de marcharse, anduvo como cabizbajo y muy pensativo. Una
tarde de aquel verano 1967-68, llegó a la Plaza de San Lorenzo para recoger a su hijo Paco que estaba jugando al trompo.

En aquellos momentos, estaban los jardineros del Ayuntamiento, con las ACACIAS, ASERRANDOLAS.

El aprovechó la ocasión y en un cartucho de papel que le facilitó José Rodriguez (El Tuerto), echó varios trozos de corteza.

El le comentó a los que estábamos allí que SE LO LLEVABA DE RECUERDO PARA AUSTRALIA.

Efectivamente se fue llorando, fue bastante el tiempo que estuvo con el llanto. Jamás vino a Córdoba, porque le dijo a su mujer. SI VOY NO HAY QUIEN ME HAGA VOLVER.

Con Paco y Obdulia, se marchó un sobrino que se hizo informático.
Este con la carrera terminada, se marchó a la India (1985), para
intentar progresar en la Meca de esta especialidad.

Su tio, ya que estaba jubilado, le dió los trocitos de acacia para que los llevara a un rio Sagrado,
para que le calmara su melancolía.

El sobrino tuvo otra idea y lo convirtió en INCIENSO, y lo dajó en un Monasterio del Tibet.

Cuando le comunicó a su tio esa decisión quedó tranquilo y dijo:
ESE INCIENSO HA SIDO PARA MI LO QUE ME HA PURIFICADO MI ANSIEDAD.

A pesar de todo, Obdulia, abuela, ya y todo, volvió a España, pero Paco, no fue capaz. Murió en el 2008, suspirando por su Córdoba.


Saludos

Laurentino dijo...

De verdad, me quito el sombrero con la historia de las acacias. Vamos, de película grandiosa sobre la nostalgia del tipo "Qué verde era mi valle"...

ben dijo...

Es una historia preciosa,Manuel,de
amor a nuestra Córdoba.

Manuel Estévez dijo...

Amigo Ben

Todo lo que yo te diga es poco de este hombre Francisco Cañero, las piedras de su famoso "Portalón" son testigos de los llantos que este buen hombre echó antes de irse.

En conversación con el famoso cura El Látigo Negro. También puede dar fe de esto Jose Mª Campos Moya, que le vió llorar en la imprenta de su tio. (Antigua casa Barbudo)

Todo lo que te diga es poco. Paco fue un hombre que se murió con el recuerdo de su Córdoba y como no de su PIEDRA ESCRITA.

Casa Ramón, Pepe el Habanero, Casa Fermin, El PanchoLa y la Paloma, en donde el Curro "El Sopo", le dió una vez el premio del bongo que allí se jugaba, con chochos de altramuces.

Para colmo de circunstancias y que este hombre recordó, a los cuatro años de marcharse él a Australia, el marido de su cuñada CELE, cayó de forma fulminante, a la ventana de Casa Fermín, enfrente de la Paloma.


Saludos

Manuel Estévez dijo...

Amigo Laurentino


Evaristo Díaz Zamorano, familiar de María Zamorano "La Talegona" y fue monaguillo del Portalón en los años 1956-1959.

Al margen de ser monaguillo, fué un chaval de una inteligencia poco común.

Esta inteligencia la demostró de forma especial cuando estando de enlace sindical (1972).Procuraba estar siempre en Activo.

DE LA NOCHE A LA MAÑANA SE HIZO EN LA PRACTICA CON BUENA PARTE DEL REPARTO DE LOS PISOS DE LA OBRA SOCIAL DEL SINDICATO. Hasta que se advirtió aquel reparto.

Después de aquella etapa de pisos, se dedicó a JUBILAR por enfermedad a todo aquel que le llegaba.

Y es que el que "nace lechón" se muere "cochino".

Ya de monaguillo, alentaba a los nenes a que tirasen los trompos que se ponían PUOS, al tejado del PORTALON, y así lo hacían.

Luego se descubrió que el amigo Evaristo, se subía por la torre al tejado de Portalón por el agujero. Y recogía la "cosecha".

El ramaje de las acacias tapaba su presencia en el tejado.

Esto demuestra que el PORTALÓN, y su presencia, fueron testigos de "grandes personajes".


Saludos

Gloria Castro dijo...

Laurentino:
No he tenido el placer de conocer "personalmente" la Iglesia de San Lorenzo (la próxima vez que pise Córdoba, no me voy sin visitarla, desde luego)...pero cómo he disfrutado tu artículo!
Interesante lo que comentas de su pórtico y las hipótesis de su diseño. Curiosa la relación que haces con ermitas que cuentan con pórticos similares. Emotivo, en lo personal, encontrarme la imagen de la Ermita de la Virgen de LUna y observar los mismos 3 arcos frontales, 2 laterales.
Y qué decir de los "comentaristas"?Cuántas lindas, interesantes y valiosas anécdotas!!!
Quién pudera tener un pedacito de aquellas acacias...
Laurentino, felicidades por este artículo y gracias por el buen rato!
Gloria

Laurentino dijo...

No, gracias a ti Gloria por tus palabras.

Es un placer verte por aquí.
Un saludo.

francisco canero dijo...

Señor Estevez

Soy hijo de Francisco Canero. Lo que dice de mi padre ser una buen persona es verdad pero la malloria de las coas que dice usted no son. Lo mas importante es que mi padre no lloro tanto por codoba. De la manera que lo cuenta, lloro mas que Jeremias! Y quando murio no suspirio por cordoba yo (y todos sus hijos)estaba con el.

Lo de las cortezas de acacia es un cuento de hadas. No immigro con sobrino, nadie fue a la india, no a abido incenso y no nada se dejo en tibet.

No se quien le a contado estos rollos pero aunque bonitos, prefiero que si abla de mi padre que diga la verdad.

Tanbien dice otras cosas que no son exactas pero por hoy las dejo de pasar.

Saludos.

Paco Muñoz dijo...

Bueno de la confrontación de opiniones o recuerdos sale o saldrá parte de la verdad. La historia nunca es blanca o negra, tiene muchos matices de grises, y muchas historias, no es ésta el caso, cuando la escriben los vencedores de algo está escrita a medida de estos, reitero no es este el caso. Diferentes visiones nos pueden dar una visión aproximada, pero sin duda tampoco será la verdadera. La importancia de esto, creo, estriba en que se pueden contrastar con respeto diferentes versiones del mismo asunto, y voy más lejos, la libertad para poder hacerlo sin más. Y lo que es más curioso aún, la versión romántica o novelada de las cosas, muchas veces la preferimos a la real, es más digerible y está mejor aderezada, siempre y cuando se haga con la mejor de las voluntades como estoy seguro se ha hecho de esta.
Saludos.

francisco canero dijo...

Señor Muñoz

Todos tenemos la libertad que usted dice. Pero siempre se debe decir la verdad no historias que no tienen nada que ver con lo que a pasado. Estamos ablando de mi padre no de el suyo y prefiero que el que lea esto lea la verdad.

Paco Muñoz dijo...

Su verdad, señor Cañero, su verdad, que no quiere decir que sea la absoluta. Y en ningún momento creo que hayan sido ofensivas mis palabras y si lo son lo siento.

Y le digo más, sin tratar de ejercer de "abogado de pobres" porque el Sr. Estevez seguro sabe defenderse sólo, en ningún momento he observado que le haya ofendido, posiblemente su estilo romántico o novelado haya favorecido la historia. Sabe lo que yo haría si fuera él, le quitaría el nombre a los personajes y dejaría la historia, porque en el fondo los enriquece sin desmerecerlos.

Mire usted, yo creo conocer cosas de mi padre, al que usted ha mencionado, pero muchas otras no las conozco plenamente, mi título de hijo no garantiza conocer a fondo la vida y pensamientos de los demás y a lo mejor las que conozco están deformadas por mi realidad, eso es lo que pretendía decir, no otra cosa, y reitero mucho menos ofenderle.

Y lo que usted ha dicho, ha sido solamente que lo que ha contado el Sr. Estévez no es verdad, pero no nos ha contado la versión "verdadera", aunque no tenga obligación a ello.

Y felices fiestas Sr. Cañero.

francisco canero dijo...

Mi verdad Señor Munoz es la verdad.

Usted puede segir con su opiniones pero no canbia la verdad.

Yo no tengo intencion de ofender a nadie.

Por lo menos el Señor Estevez parece que conosia a mi padre pero usted donde va con todo esto sin saver nada?

La verdad la dije en mi primer repuesta a Señor Estevez.

Merry Christmas