martes, 9 de febrero de 2010

La Carrera del Caballo

La urbanización de la Carrera del Caballo constituye una de las mayores tropelías cometidas contra el pueblo de Córdoba, permitida (cuando no impulsada) por la aquiescencia servil de nuestra insignes regidores municipales.

El modus operandi ha sido el de siempre. Un promotor inmobiliario compra unos terrenos rústicos no urbanizables, en este caso la extensa finca de San José. Seguramente los adquiere porque quiere retirarse del duro ajetreo diario y dedicarse a la vida contemplativa en el campo, rodeado de pajaritos cantores y árboles frondosos que dan cobijo a reses vacunas. Elige, además, una zona destinada en el PGOU a Parque Periurbano, con la misma categoría de protección ambiental que Los Villares. El amor a la naturaleza se conjuga con el patrimonio histórico: en la finca hay restos de un acueducto romano del siglo I, un ramal del llamado Aqua Nova. A su vera corre un arroyo, el de Los Pradillos, rodeado de una dehesa con encinas y flores de manzanilla. Ni el mismísimo Virgilio hubiera podido describir en sus Églogas un lugar más bucólico y pastoril.

Pero, de la noche a la mañana, la cosa cambia. Posiblemente, la vida inactiva en el campo aburre. Se oyen rumores de que el promotor, Arenal 2000, va a urbanizar la zona. Ya en 2003, el Ayuntamiento va dando forma a un imposible: autorizar un plan que contempla destruir cientos de encinas, arrasar un acueducto y encauzar (o sea, matar) un arroyo. No será verdad, se dice la gente, algo tendrán que hacer las administraciones de cultura, medioambiente, nacionales o autonómicas, algún partido del Ayuntamiento se opondrá frontalmente, aparecerá quien sea...

El curso de los acontecimientos, sin embargo, parece que sigue ya una ruta sin marcha atrás. El teniente de alcalde y gerente de Urbanismo, el socialista José Mellado, alega que la urbanización de la zona por el promotor "ayudaría a reurbanizar y dotar de servicios, como el abastecimiento de agua, a las parcelaciones [ilegales] colindantes" (sic). Contra este argumento, tan sólidamente fundado, nada se puede discutir, pero es que tampoco ningún político tiene el menor interés en hacerlo.

Y el pueblo de Córdoba asiste atónito a lo inevitable. Se allanan cerros, se ciegan y desvían cauces y se desmocha todo resto de vegetación. La esperanza de que la urbanización resulte en una mancha dispersa de chalets aislados, dejando por lo menos espacios verdes entre ellos, es sólo eso, una esperanza. Hileras e hileras de tétricos adosados campan a sus anchas. Desgraciadamente, el vodevil no acaba aquí, y los políticos, para parecer que hacen algo, comienzan a pedir explicaciones porque las obras empezaron sin licencia, que si no se han construido las VPO previstas, que la Junta dice sí, que el Ayuntamiento dice no, que ahora dicen lo contrario, que se pone una multa, que ya ha prescrito... Pura fachada.

Finalmente, la construcción del "Paraíso (sarcasmo que no falte) Arenal" llega a su fin. Un humilde arco triunfal, perfectamente integrado en el entorno, corona la obra. Ya no podrá cantarse en la copla que Ramón Medina compuso a la Romería de Linares aquello de "por el puerto de la salve, cordobesita..." porque ya no existe el puerto de la salve. Sólo colinas resecas y ardientes en verano, coronadas por innumerables viviendas vacías y luminarias que no dan luz, pero que pueden servir para poner un cartel de los de Capital Cultural o del compromiso municipal en la lucha contra el climático.

Post Data: Aunque ya estaba Arenal 2000 en trámites judiciales y muchas de sus obras paradas o embargadas, el afán campestre continuó. Tal es así que a un conocido mío le ofrecieron dinero (al igual que a sus vecinos) por comprarle su finca, que se encuentra ya en la linde del arroyo de Linares. Así, es que, gracias a la crisis (algo bueno tendría que tener) aún perdura este arroyo, el cerro de San Fernando y hasta el propio Santuario.
(no sea Vd. exagerado, ¿cómo iba a permitir esto el Ayuntamiento?).

9 comentarios:

Alberto EM dijo...

Ahora lo más normal que pasa si uno intenta llegar hasta el Santuario de Linares es que acabe dando vueltas por el laberinto de calles que han levantado los mamones.

Antonio Adame Tomas dijo...

Creo que hay mucha gente con los bolsillos demasiado hondos en sitios que no son precisamente el paraiso. Creo tambien que cordoba ya tiene suficientes arcos con los de la mezquita...

Laurentino dijo...

Las cosas serían diferentes si para modificar un PGOU se exigiese un referendum o consulta popular. A más de uno se le acabaría el negocio.

Puerta de Osario dijo...

Haz un referéndum a ver si se hacen los bloques de la zona de Poniente o se conservan los restos arqueólogicos. Ya verás tú qué simpático es el pueblo llano.

Laurentino dijo...

Estimado Puerta, es todo un honor que comentes por aquí.
Tienes toda la razón en cuanto a la general indiferencia (cuando no colaboración activa) con la que el pueblo llano asiste al expolio de nuestro patrinomio. Pero gentes como tú están consiguiendo desde sus blogs movilizar a todos aquellos que sienten algo por su ciudad. Y lo de la Carrera del Caballo, quizá porque el perol aún está por delante del resto arqueológico, te aseguro que fue, ha sido y es un clamor popular en contra. Por algo se empieza, no perdamos la esperanza.

Puerta de Osario dijo...

Bueno, todavía no la he perdido del todo. Pero va a costar dios y ayuda. Un saludo, Laurentino, creo que os debo un enlace.

Paco Muñoz dijo...

Hubo más Laurentino, las VPO se pretendieron llevar a Villarrubia, con el truque de los famosos cines de verano, en los que algunos tuvieron que apagar fuegos encendidos por quién ahora rige las grandes obras de la Comunidad.

Dices un humilde Arco de Triunfo, me imagino que ironizas, porque es una burda imitación "mauseológica", similar a las figuras que puso el promotor en el pórtico de su "Tara" particular cerca de la Glorieta de la Castilleja.

Se está gestando una asociación de defensa del patrimonio, que en breve tendrá su puesta de largo y, si te parece, te envío, de momento información relativa a unas conferencias que se van a impartir el mes que viene, por si son de tu interés.

Ya me dirás.

Laurentino dijo...

Es en tono irónico, para que por lo menos nos riamos de las penas.
En la línea con lo que dice Puerta, Córdoba tiene en parte lo que se merece. Recuerdo grupos de paisanos subiendo a admirar la "mansión", mirando embobados sus columnas y las armaduras.
Una curiosidad: por terrenos del chalet pasa el arroyo de las Piedras que (hay que reconocerlo)no ha sido embovedado como en otras casas cercanas, sino que va al aire libre. Y me contaron (no es coña) que habían puestos unos patos para amenizar el sitio.
(Te doy mi correo por si quieres contactar conmigo manestev@gmail.com. Lo malo es que tengo un "bicho" de 6 meses que me deja poco tiempo libre...)

Paco dijo...

Laurentino, Manolo que es un amigo, estuvo allí cuidando los pavos reales, y lo que dices. En eso le hizo un gran favor porque estaba mal económicamente en ese tiempo, justo es decirlo, una cosa es una cosa y otra es otra. Eso que comentas yo lo he visto, es más una vez en una cena en los bajos de "Tara" que son enormes, y otra con un amigo que le estaba instalando las alarmas -esta última cuando aún no vivían allí-.